Inicio LOCALES Inteligencia Político-Emocional

Inteligencia Político-Emocional

75
0
Compartir

Por Rafael Santos

Es esta una de los principales herramientas que la persona que se decida por la política debe de cultivar, aclaramos, si por lo menos se quiere hacer un papel decente ante la sociedad que lo rodea.

No basta con tener una gran carrera universitaria, un discurso elocuente, ni una figura bonita, telegénica o fotogénica, ni tampoco dinero para a través del mismo comprar conciencia y con ella profundizar mucho más la práctica clientelista, esa que a la larga es lo que más daño le ha hecho a nuestros pueblos tercermundistas, no, se deben combinar la Inteligencia, la Política y la Emoción, para, y a partir de estos tres elementos sacar una definición científica que nos cultive y nos coloque en la ruta de los llamados pensantes sociales.

Lo anterior (repetimos), si de verdad se quiere ser el tipo de político que desde hace antaño vienen reclamando aquellos sectores sociales que desean ver nuestros países transitar por el sendero del desarrollo integral, y no por el que observamos, en donde como sociedad, pareceríamos como si camináramos como zombis, guiados por quienes desde las cúspides del oficialismo y hasta de ciertos sectores con poderes facticos controlan todo el accionar y hasta nuestras realidades, para desde ahí, vernos como simples objetos que se manejan de manera mecánica y con un guion muy bien elaborado por quienes se creen hasta los dueños de nuestras emociones.
Inteligencia, Política y Emoción, son elementos que deben ir de las manos para unidos, ser partícipes y constructores de una sociedad más justa, más equilibrada pero sobre todo una sociedad por donde transite el desarrollo integral de los pueblos.

Aquella persona que de verdad se quiera llamar ser un verderdadero político y no piense de manera sosegada a partir del enriquecimiento de estos elementos para ponerlo a disposición de las sociedad en donde se desarrollan, es un tipo enrarecido que al final de cuenta terminaría rebajando el termino para llegar a lo que la gran mayoría es perfectamente y no lo que la ciencia determina como tales, es decir, que estos cuando no poseen Inteligencia Política – Emocional, pues sencillamente son politiqueros y no políticos, y esto último es lo que realmente necesitan nuestras sociedades; hombres y mujeres comprometidos con la erradicación de lo primero.

Ahora bien, la gran pregunta sería: cómo se logra llegar a tener INTELIGENCIA POLITICA – EMOCIONAL?
La respuesta desde nuestro humilde punto de vista es bien sencilla y la misma tendría sus bases a través de los que son los estudios sociológicos de nuestras comunidades por parte de quienes además de conocer sus realidades de manera empírica, también conozcan estas a través de la ciencia.

Pues a través de una correcta unidad de criterios de estos los elementos anteriormente mencionados, es que lograríamos sacar las mejores conclusiones de lo que en realidad necesitan nuestros pueblos para trabajar de las manos con aquellos sectores que también luchan por la mejoría colectiva.

Pero también y además de lo anteriormente dicho, se necesitan que estos hombres y mujeres de manera concienzuda cultiven mediante el intelecto, lo que son aquellos aspectos que tienen que ver con las sanidades de nuestras intenciones basadas, claro está, en los que es el cultivo de la sabiduría interior que solo se logra cuando a través de un sincero accionar nos logramos (¿?) conectar con aquel que desde nuestro humilde punto de vista nos ha regalado la vida: DIOS.

NOTA: La imagen fue tomada de la siguiente dirección electrónica: https://www.google.com/search?q=Inteligencia+Pol%C3%ADtico-Emocional&rlz=1C1CHBF_esDO849DO849&sxsrf=ALeKk023CrtLRSmMMCabp6aNKmsLBuEOwQ:1617711652046&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=2ahUKEwja0vnCzenvAhV5RTABHamQDdAQ_AUoAXoECAEQAw&biw=1366&bih=657#imgrc=XCNBhGvMqKrfwM:

Deja un comentario