Inicio NACIONALES Amín Abel Hasbún, 50 años de impunidad

Amín Abel Hasbún, 50 años de impunidad

55
0
Compartir

Un día como hoy de 1970 a las seis y quince de la mañana, agentes del Servicio Secreto de la Policía Nacional penetraron en la casa número 339 de la calle Francisco Henríquez y Carvajal, donde se encontraba el dirigente del Movimiento Popular Dominicano (MPD) Amín Abel Hasbún, junto a su esposa Mirna Santos, embarazada de seis meses y su hijo de dos años de edad.

Con una pistola calibre 45 el raso Hermógenes Luis López Acosta le quitó la vida instantáneamente al ingeniero Amín Abel Hasbún, de 28 años de edad.

Amín Abel Hasbún, nació el 12 de octubre de 1942, hijo de los esposos Mahoma, Abel y Liliana Hasbún. Era el segundo de los cuatro hijos procreados por la pareja. Realizó sus estudios secundarios en el colegio de La Salle, donde se graduó de bachiller en Ciencias Físicas y Matemáticas en 1958, siendo el único estudiante de su promoción en obtener la distinción de alumno eminente.

Estudió Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y debido a sus altas calificaciones se le otorgó el título de Ingeniero Civil Summa Cum Laude, la más alta calificación asignada a un estudiante que desde muy joven se inició en las actividades políticas, participando activamente en la lucha contra los remanentes del trujillismo, contra el golpe de Estado y de la guerra patria de 1965. Fue presidente de la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED).

Quienes lo conocieron lo describen como un ser humano sencillo, solidario, capaz y trabajador. La más alta y digna representación de la juventud dominicana de los años 60. Por eso gran parte del país sintió el dolor de su padre, Mahoma Abel, cuando al llegar al lugar del crimen, exclamó. Oh, Dios mío! Me han matado a mi hijo.

El cadáver de Amín Abel Hasbún fue velado en la explanada frontal de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la UASD, donde familiares, amigos y compañeros de lucha se confundieron abrazados al dolor de su partida. Numerosas organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles y culturales se manifestaron públicamente repudiando el crimen cometido contra el dirigente político.

El Movimiento Popular Dominicano MPD consideró que la muerte de Amín constituye un crimen incalificable, cometido sin ningún tipo de miramientos, que retrata de cuerpo entero la saña criminal del gobierno de Balaguer.

Al cumplirse hoy 50 años de su asesinato, hay quienes consideran que a pesar que su matador fuera condenado a 5 años de prisión y liberado a los dos años y medio, el mismo continúa impune.

“Y es que los revolucionarios seguimos haciendo la revolución aun después de muerto, cuando ya no tenemos voz para propagar las ideas, cuando ya no tenemos vida para empuñar el fusil, todavía nos quedan los huesos para que sirvan de bandera”, con estas palabras de su autoría recordamos a un gigante de la historia de la República Dominicana.

Regula-tu-Az-car

Deja un comentario