Inicio NACIONALES La laguna Rincón pasa de tesoro natural a un lugar desértico

La laguna Rincón pasa de tesoro natural a un lugar desértico

185
0
Compartir

La primera impresión que deja la laguna Rincón, el espacio de agua dulce más grande del país, es de espejismo: un tesoro natural que ha pasado abruptamente de un lugar de rica vegetación y biodiversidad a uno “desértico y seco”.

Su suelo ha tomado una forma geométrica que contrasta con lo que fue y pone en duda que alguna vez fuera diferente su entorno y ambiente de singular belleza y riqueza natural.

Sus 28 kilómetros cuadrados, que albergaban una inmensa variedad de flora y fauna (muy rica) que le sirvieron para obtener el sello de “reserva científica protegida”, conformada por bosques y manglares subtropicales, han desaparecido. Su entorno es de “desolación y de muerte”.

Su área circundante que era hábitat natural de tortugas de agua dulce, iguanas, más de 50 especies de aves, incluyendo flamenco, pelícanos, garzas y patos de Florida, hoy ya no están. Algunos los encontramos disecados en cantidades que dan una idea de los daños ambientales y ecológicos causados por un acelerado cambio climático, así como por las altas temperaturas que, unido a la incapacidad de respuesta del hombre, hacen que este espacio y refugio natural quede en la ilusión del país, sobre todo, de esta región.

El área total del refugio, 65 kilómetros cuadrados, era cubierto en un 44% por la laguna, como establecen sus límites, pero ahora es todo lo contrario, ya que más de la mitad de este refugio ha cedido su terreno a los cambios abruptos de la naturaleza, que al parecer no hay manera de cómo la intervención del hombre detenga sus efectos letales contra esta reserva ecológica, sirven para el ganado.

Peces disecados

Como testigo de lo que era: un espacio de vida y de riqueza tanto ecológica, ambiental, como económica, apenas quedan en su entorno peces disecados, yolas y nasas que se empleaban para la pesca.

Deja un comentario