Inicio REGIONALES Los 48 años de vida sacerdotal de monseñor Fausto Mejía Vallejo

Los 48 años de vida sacerdotal de monseñor Fausto Mejía Vallejo

43
0
Compartir
La comunidad francomacorisana y la diócesis de San Francisco de Macorís está de fiesta por los 48 años de vida sacerdotal del Obispo de la Diócesis de San Francisco de Macorís y Gran Canciller de la Universidad Católica Nordestana, Monseñor Fausto Ramón Mejía Vallejo.

 

Mejía Vallejo realizó los estudios filosóficos y teológicos en el  Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino (SPSTA). Compartimos su biografía.

 

Fausto Ramón Mejía Vallejo, nació el 15 de diciembre de 1941, en Bejucal, Bonao, provincia Monseñor Nouel, entonces jurisdicción de La Vega, en el seno de una familia de diez hermanos: César, Casilda (fallecida), Bolívar, Margarita, Ernestina, Josefina, Ana Delia, Ellys María y Nelson. Es hijo del señor Hirán Mejía (fallecido) y de la señora María Eusebia Vallejo (fallecida).  Realizó parte de sus estudios primarios y secundarios, en las escuelas Manuel Aybar y en el Liceo Elías Rodríguez. Una vez terminado el bachillerato, en el 1959, fue nombrado profesor en la escuela Manuel Aybar (7 de Enero del 1960 hasta septiembre del 1963) cuando ingresó al Seminario San Pío X de Santiago de los Caballeros, el 3 de octubre de 1963, donde estudió latín de modo intensivo hasta el año 1965.

 

Ingresó al Seminario Mayor Santo Tomás de Aquino en el año 1965, donde estudió Filosofía y Teología hasta el año 1972, donde obtuvo la Licenciatura en Ciencias Religiosas y la Licenciatura en Pedagogía. La Licenciatura en Filosofía la completó en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Además del latín, habla inglés, italiano y alemán. Luego de terminar sus estudios, pasó cuatro meses en Alemania conociendo el Instituto de Sacerdotes Diocesanos de Schönstatt,  al cual pertenece, formando parte del Primer Curso Latinoamericano de dicho Instituto (Ver Sacrum Patris). Al regresar, de inmediato su  Obispo Juan Antonio Flores lo envió a trabajar en el Seminario Santo Cura de Ars en la Vega.

 

Fue ordenado diácono en el Seminario San Pio X de Santiago, por Mons. Roque Adames, el 15 de noviembre del 1972 y de Presbítero, el 26 de noviembre del mismo año en Bonao, por Mons. Juan Antonio Flores Santana, a la edad de 31 años. En esta misma ciudad sirvió como párroco en varias comunidades. Fue nombrado Rector del Seminario Menor Santo Cura de Ars, donde ofreció un encomiable servicio en la formación de  dos generaciones de sacerdotes de esa diócesis, y Director de la Obra Vocacional en la Diócesis hasta el año 1979. También fue nombrado Párroco por un año en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Sabaneta La Vega.  Habiendo concluido la licenciatura en Pedagogía en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), fue enviado, en el 1979, a Roma a estudiar, donde obtuvo la licenciatura en Teología Espiritual, con el grado de Magna Cum Laude, en la Pontificia Universidad Gregoriana y el doctorado en Teología, con el grado Summa Cum Laude, en la Pontificia Universidad Lateranense. Allí estudió italiano y en verano comenzó a estudiar alemán con una beca que consiguió en Münster.

 

Al regresar al país fue enviado como Formador y Profesor de teología al Seminario Mayor Santo Tomás de Aquino (1981 — 1988). En ese mismo tiempo, fue nombrado Párroco de Nuestra Señora de Fátima en Bonao (1987 — 1988). Fue nombrado Párroco en Nuestra Señora del Carmen en Jarabacoa (1989— 1991). En este último año regresó, a tiempo completo, al Seminario Santo Tomás de Aquino, donde fue nombrado Rector en el año 1995 hasta el año 2002.

 

Durante su estadía en el Seminario Mayor dedicó tiempo para escribir una columna de reflexión en la Revista Amigo del Hogar (1981 hasta hoy). Fundó y dirigió la Revista Teológico — Pastoral Perspectivas. Escribió, además, varios libros de reflexión y formación catequística tales como: La Trilogía para preparar el Nuevo Milenio; Jesucristo Evangelio viviente del Padre (1997), El Espíritu Santo y nosotros (1998), Vamos hacia el Padre (1999), Vida Nueva para un siglo nuevo (2000) y Hacia un nuevo paradigma (2002), El vivir que nos hace felices (2005); La formación en valores (2009); Los valores están ahí y te llaman (2010) y el último que se titula El cambio que nos libera (2012). Además, inició la experiencia de la Cena Pan y Vino, popularizada en todo el país, con el Padre Mateo Andrés, (fallecido) destacado psicólogo y director espiritual de la Compañía de Jesús.

 

En el año 2002, fue nombrado Rector de la Universidad Católica Tecnológica del Cibao (UCATECI) en la Diócesis de La Vega. Durante su labor en esta universidad sus esfuerzos se manifiestan en la construcción de una sólida infraestructura tales como: Edificios de aulas, moderna estación eléctrica, Plaza estudiantil Mateo Andrés, el Edificio Administrativo, la Clínica Odontológica, la Iglesia Jesús Maestro, la estructura terminada de una moderna biblioteca. Además, una gran inversión en los distintos laboratorios. El crecimiento de la matrícula estudiantil, la Reforma Curricular, la acreditación internacional y la evaluación con pares extranjeros de parte del Ministerio de Educación Superior.

 

Durante los diez años que trabajó en UCATECI realizó algunos diplomados tales como el de Recursos Humanos y de Alta Gerencia. Además implementó el Diplomado de Teología, el cual se ha dado en diferentes partes del país. Implementó, además, la Sala de los Valores, donde se reconocen cada año a seis personas de testimonio probado, con el objetivo de incentivar al cultivo de los valores.

 

Como docente desempeñó la cátedra de Teología Fundamental en el Seminario Mayor Santo Tomás de Aquino, y de Historia y Filosofía de la Historia en la Universidad Católica Tecnológica del Cibao y otras universidades.

 

El Papa Benedicto XVI designó a Monseñor Fausto Ramón Mejía Vallejo como nuevo Obispo de la Diócesis de San Francisco de Macorís, en sustitución de Monseñor Jesús María de Jesús Moya, quien llegó a la edad reglamentaria según el Derecho Canónico y puso su cargo a disposición de la Santa Sede. Se convierte así en el tercer obispo al frente de esa diócesis.

 

Fue consagrado obispo, el sábado 28 de julio de 2012, en el Estadio Julián Javier, por imposición de manos  del Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo y presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), quien fue precisamente el primer obispo de San Francisco de Macorís. Monseñor Fausto, es el sacerdote de mayor edad elevado al episcopado dominicano y el cuarto designado por el Papa Benedicto XVI en los últimos cinco años.

 

Al ser nombrado obispo de la diócesis de San Francisco de Macorís fue posesionado como Gran Canciller de la Universidad Católica Nordestana (UCNE).

 

Su servicio pastoral en el mundo universitario ha estado marcado por la humildad, la tenacidad y la incansable devoción a su tarea evangelizadora. Monseñor Mejía se distingue por su amabilidad y paciencia. Ha colaborado en importantes revistas especializadas sobre temas de pastoral, espiritualidad, ciencia y fe.

 

El Ayuntamiento de la Vega lo declaró Hijo Meritísimo, mediante la resolución 14-2012, emitida por el Concejo de Regidores, destacando sus atributos intelectuales, éticos y morales, así como sus méritos humanísticos, pedagógicos, sociales y cristianos, desplegados en más de 40 años de fructífera labor sacerdotal.

Deja un comentario