Inicio OPINIÓN El Tenares que nos quieren endosar (parte final)

El Tenares que nos quieren endosar (parte final)

343
0
Compartir

Vista del Parque Duarte de Tenares : fuente externa

Por Lincoln Minaya

Después del viaje que hemos realizado a lo interno de las diferentes manifestaciones que han emanado de nuestro pueblo de Tenares, manifestaciones estas que he querido enumerar de la manera más significativa y real posible:

El Tenares histórico-revolucionario, el Tenares en que nos conocíamos todos ha pasado a la historia para dar paso a un pueblo aferrado al día a día, de un pueblo organizado a un pueblo arrabalizado en el sentido del transito; antes éramos orgullosos de nuestas calles anchas y hermosas, hoy lamentablemente convertidas en una selva, en donde la mala educación e irresponsabilidad ciudadana nos arropan y han convertido nuestras hermosas calles en un arrabal, en un «sálvese quien pueda», en donde parquean sus vehículos en doble y triple parking. Caminar o conducir en nuestras calles ya no es un placer, sino una verdadera calamidad.

Nuestras otroras fuertes instituciones como el Club Tenares Inc., el Club de Leones, Club Leo, instituciones estas que forjaron la mejor representación nuestra con el fin de servir de la manera más incluyente y desinteresada, la Asociación de Estudiantes Universitarios, compuesta esta por los más avesados y talentosos estudiantes de la época, hoy lamentablemente vemos que para dirigir esa institución, el primer requisito es ser activista de uno de los partidos políticos mayoritarios.

Hoy vemos cómo las nuevas instituciones se han convertido en logias, en donde no se da paso a personas valiosas que pueden aportan pingües beneficios a nuestro pueblo, y harían de esas instituciones entes enfocados a relanzarlas hacia una modalidad apegada a jugar el rol que le corresponde como sociedad civil, rol este que observamos que de no replantearlo, permitirá que minúsculos grupos sin objetivos claros de inclusión y grandeza sean los que tomen la voz cantante para creerse representantes nuestros.

Reitero, la Asociación Pro Desarrollo de Tenares debe ser el órgano rector de las instituciones de nuestra sociedad civil, pero es obvio que debe de replantear sus objetivos y actores, debe de abrirse a la diversidad responsable, a nuevos actores que junto a los ya existentes puedan enfocar el rumbo hacia un rol más significativo y preponderante a favor de nuestro pueblo.

Hemos crecido enormemente; tenemos un sector inmobiliario fuerte y vigoroso, sustentado especialmente en los tenarenses que residen en el exterior. El sector comercial ha dado grandes pasos de avance, aun así, no tenemos una fuerte y unidad asociación de empresarios y comerciantes de Tenares. Es como que cada quien se enfoca de manera individual, y eso nos quita fortaleza para un crecimiento con objetivos comunes.

En el sector «Deportes» se están dando pasos para organizarlo, especialmente a través del Movimiento Deportivo Tenares. Es penoso que muchos de los torneos y eventos deportivos del pasado no estén documentados de manera institucional en los medios de comunicación. Hoy en día se están haciendo esfuerzos a través de medios de comunicación de Tenares y la región, y pongo como ejemplo que los últimos torneos de baloncesto están todos documentados de manera tal, que dentro de 50 años, por ejemplo, el que quiera saber qué ocurrió en uno de esos torneos sólo tiene que darle un clip al buscador de google. A eso se le llama construir la historia.

Es lastimoso y lamentable el protagonismo de algunas personas que se apandillan para creerse más tenarenses que todos los tenarenses, y en honor de su nombre cometen las más irresponsables manipulaciones, exclusiones, irrespeto contra gente de bien; se asocian incluso para tejer falsas historias para provocar el mal vivir de nuestros ciudadanos. Su accionar es previsible, se aprovechan de personas que no son malas, pero que son de «mente corta», como se dice, para decirle que «fulanito» no quiere saber de ti, se aprovechan incluso de sus debilidades para lograr sus objetivos de dividir y dañar por el simple hecho de que ese señor o señora es un objetivo de ese grupo de manipuladores y disociadores. Su odio y maldad no tiene límites, a tal punto que le heredan su malsanos sentimientos hasta los hijos y familiares cercanos de sus mezquinos objetivos, y para ello usan el disfraz de ser abanderados de nuestro pueblo.

Recuerdo, que cuando murió mi madre, mujer valiosa y que a través de la educación y su don de gente, aportó tanto a la sociedad, a propósito de su velatorio, el odio de uno de esos actores, tuvo la bajeza de comparar el velarorio de mi santa madre con el de una persona que no se sabe si aportó o no. Lo que sí concluimos es que el odio mal administrado hace que cometamos afrentas contra gente buena y valiosa.

A propósito de las redes sociales, estas han delatado el sentir de las personas. Es triste y preocupante al mismo tiempo, observar cómo esas personas llenas de resentimientos y rencores se abalanzan sobre gente buena de nuestras comunidades y no les importa poner incluso a su familia en inminente peligro. Lo peor de todo, aparte del daño, es el silencio cómplice de una población que parecería que prefiere observar qué tan lejos llega la maldad antes que asumir un castigo moral a quienes tratan por odio, envidia o traición de dañar a nuestra gente. Digamos NO a los que propician un laboratorio de la maldad como dice el periodista Rafael Santos.

Tenares debe de relanzarse hacia la grandeza, hacia la sana convivencia, hacia la inclusión respetuosa, en ser un pueblo orgulloso y respetuoso de sus orígenes y de su gente, pues de lo contrario, estaremos incluso representados políticamente por parte de los que multiplican el mal vivir de un pueblo que tiene todas las herramientas y talentos para sentirnos orgullosos de lo que somos.

Deja un comentario